NOS PRESENTAMOS

Nuestro Centro Educativo Rural tiene una historia del "ayer" y construye una historia en el "hoy".

Empezamos a aprender el uso de las Tecnologías de la Información

y la Comunicación para la Educación, por eso damos la bienvenida a quienes

nos quieran acompañar en este nuevo camino, en el que damos el primer paso.

Estamos en proceso de aprendizaje y construcción de este blog

El PRAE, un Proceso Vital

“Entre nosotros se destruye la vida humana casi con la misma naturalidad con que se tala un árbol o se mata un animal.
Las leyes sociales se violan con el mismo espíritu oportunista con que se desconocen las leyes biológicas de los ecosistemas.
Los valores de convivencia están en crisis y eso es un grave problema ecológico; mucho más grave que la erosión o la contaminación."
Luís José González Alvarez
(Etica para América Latina) 

No obstante a que el Proyecto Ambiental Escolar lo reglamenta una norma u obligación institucional desde el año 1994, según el  Decreto 1743 de 1994, hasta el presente 2010 se identifican deficiencias en su implementación dado el destacado déficit comprensivo sobre lo ambiental y su normatividad en lo educativo. Esta situación no ha puesto a navegar en un mar de incertidumbres y de especulaciones donde lo esencial del PRAE se diluye y con ello perdemos oportunidades creativas y concretas de hacer significativo el aprendizaje, para una educación pertinente.

Entonces, ¿Qué es un Proyecto Ambiental Escolar?

El eje transversal y fundamental de un PRAE es la claridad de su concepto central: lo Ambiental. De acuerdo al documento Politica Nacional de Educación Ambiental, del año 2002, se identifican posiciones críticas sobre las deficiencias en entenderlo, cuando por ejemplo sostiene que: 
El concepto de ambiente ha estado asociado casi siempre de manera exclusiva a los sistemas naturales, a la protección y a la conservación de los ecosistemas, vistos como las relaciones únicas entre los factores bióticos y abióticos, sin que medie un análisis o una reflexión sobre la incidencia de los aspectos socioculturales, políticos y económicos en la dinámica de dichos sistemas naturales.
Esto tal vez ha sido inducido por el hecho de que los problemas ambientales han sido comúnmente evidenciados por medio de desequilibrios naturales que se presentan a la opinión pública como catástrofes. De esta manera se ha delegado la responsabilidad, en cuanto a gestión del ambiente se refiere, a las personas que de una u otra forma tienen que ver solamente con el manejo de los fenómenos naturales. No ha mediado un análisis crítico de las causas de los problemas, entre las cuales se encuentran el resultado de las interacciones sociales en el espacio en el cual se desarrollan los diversos ecosistemas, esto es, las estrategias adaptativas que para el manejo de los recursos desarrollan los grupos humanos, los aspectos económicos y políticos que tienen que ver con el desarrollo de estos grupos y la sociedad en la cual éstos se desenvuelven.
 
El concepto de ambiente no puede reducirse estrictamente a la conservación de la naturaleza, a la problemática de la contaminación por basuras o a la deforestación. Este concepto es mucho más amplio y más profundo y se deriva de la complejidad de los problemas y potencialidades ambientales y del impacto de los mismos, no sólo en los sistemas naturales, sino en los sistemas sociales.

De acuerdo con lo anterior, una aproximación a un concepto mucho más global de ambiente podría ser la de un sistema dinámico definido por las interacciones físicas, biológicas, sociales y culturales, percibidas o no, entre los seres humanos y los demás seres vivientes y todos los elementos del medio en el cual se desenvuelven, bien que estos elementos sean de carácter natural o sean transformados o creados por el hombre
Politica Nacional de Educación Ambiental, Pg.17-18

 A manera de síntesis el siguiente mapa conceptual:




En tal sentido precisemos que al PRAE lo configuran tres conceptos transversales: El primer concepto es Proyecto, el cual hace referencia a un proceso de diagnóstico de situaciones y planeación de acciones para el logro exitoso de las mismas; el segundo es Ambiente, el cual hace referencia a las interacciones o tensiones que se generan cuando los humanos intervenimos o nos relacionamos con la naturaleza; y lo Escolar que hace énfasis en la comunidad educativa y los fines de la educación.

En pocas palabras podemos proponer al Proyecto Ambiental Escolar así:

Una Estrategia Pedagógica para el Conocimiento Significativo, así como para el Desarrollo Humano, desde la Escuela.

Una trama, un tejido o una red que conecta y relaciona la escuela con la comunidad.

Una herramienta para los logros del Proyecto Educativo Institucional.
 
Para tener mejor claridad digamos también lo que no es un PRAE. 
  •  No es un proyecto productivo, un proyecto de manejo de residuos sólidos o un programa de nutrición desarticulado de un proceso de aprendizaje significativo. 
  • No es un programa o proyecto que alguna entidad externa lleve a la institución. 
  • No es un documento que elaboren los docentes para cumplir con un requisito de las autoridades educativas.
    No obstante un PRAE sí puede tener varios o todos de los anteriores, si se relacionan con las necesidades educativas de la comunidad. Por eso se puede identificar como una estrategia transversal para vincular todas las actividades educativas, en un propósito de aportar al mejoramiento de la calidad de vida de la comunidad, desde una reflexión atenta y crítica del ambiente.

    El primer y principal aspecto en la formulación y ejecución del PRAE es una adecuada identificación de las necesidades educativas de la comunidad, pues son ellas las que marcan la ruta real y concreta de un apropiado y oportuno proceso educativo. Cuando no se han identificado estas necesidades lo más normal es encontrar proyectos aislados y por fuera de contexto, así como desmotivación para el aprendizaje y la enseñanza, lo cual conduce a un bajo reconocimiento de la importancia de la educación, pues no se logra relacionar lo aprendido en la escuela con la vida cotidiana y sus situaciones.

    Por lo anterior, un PRAE es fundamentalmente un proceso de aprendizaje desde la investigación escolar para la producción de conocimiento y la gestión de recursos, cuyo propósito es relacionar de manera activa y creativa la comunidad y la escuela en el mejoramiento de las condiciones locales de vida.

    ¿QUIÉNES PUEDEN PARTICIPAR DE LOS PRAE?

    De acuerdo al Decreto 1743 de 1994, la formulación y desarrollo de los PRAE es responsabilidad de la Comunidad Educativa, la cual esta conformada por el personal directivo y docente de la institución, la población estudiantil, los padres, las madres o acudientes y el personal empleado. De igual forma pueden participar organizaciones comunitarias como las Juntas de Acción Comunal o grupos organizados de mujeres o jóvenes, que estén comprometidos con el proceso educativo escolar y comunitario, como una herramienta para el desarrollo local, es decir el mejoramiento de la calidad de vida de la comunidad.

    Otras organizaciones por fuera de la Institución Escolar también pueden participar en su desarrollo, pero no en su formulación, pues esta es competencia exclusiva de la Comunidad Educativa. Los aportes o proyectos que entidades u organizaciones externas a la institución escolar quieran realizar dirigidos a los Prae, deben estar en concordancia con el diagnóstico y la formulación que la Comunidad Educativa haya realizado, pues deben responder a las necesidades educativas locales identificadas, mas que a las necesidades de las instituciones externas.

    PASOS PARA FORMULAR UN PRAE.
    1. Contar con un adecuado Proyecto Educativo Institucional, PEI.
    2. Realizar un Diagnóstico Ambiental Participativo a partir de la identificación de las problemáticas ecológicas, sociales y culturales.
    3. Realizar un inventario de los recursos naturales, económicos y de infraestructura, así como de los talentos humanos, con los que cuenta la Comunidad Educativa.
    4. Realizar una evaluación de las debilidades frente a las fortalezas al interior de la comunidad educativa, así como de las amenazas frente a las oportunidades al exterior de la misma, lo que se conoce como la matriz DOFA.
    5. Construir una agenda o Plan de Acción que recoja los análisis, la problematización, los objetivos, las propuestas y la identificación de las rutas a seguir, en el proceso educativo de enseñanza-aprendizaje a través de la investigación escolar participativa, así como la identificación de los recursos y las gestiones necesarias para su implementación.
    AQUI VAMOS CON NUESTROS PRIMEROS PASOS DEL PRAE

    Nuestro primer paso es la Autovaluación Institucional en donde nos encontramos haciendo una actualización del PEI.

    En el siguiente paso Diagnóstico Ambiental iniciamos un proceso de reconocimiento del territorio, como esta primera salida de registro visual hacia la parte alta de la vereda, subiendo por el curso de la quebrada El Manzanillo.